Noticia

¿Como se prueba el contrato de trabajo?

Dr. Estanislao Iacona

Dr. Estanislao Iacona

El contrato de trabajo se prueba por los modos autorizados por las leyes procesales y lo previsto en el art. 23 de esta ley. En lo que hace a la prueba del contrato, rige el principio de la libertad de prueba, ya que el contrato de trabajo puede probarse por todos los medios comunes (art. 1190, CCiv. y art. 208, CCom.) además de las presunciones consagradas en diversos artículos de la LCT, como ser la establecida en el art. 23 de la LCT, que surge por la mera prestación de servicios. El Art. 377 del CPCCN recoge el principio procesal plasmado en la máxima latina ei incumbit probatio qui dicit, non qui negat, que impone la carga probatoria a la parte que arma un hecho y exime de aquélla a la que lo niega. Por lo tanto, si un trabajador invoca la existencia de un contrato de trabajo y la empresa lo niega, es al trabajador a quien corresponde demostrar sus armaciones. Sin embargo, la presunción contenida en el Art. 23 de la LCT –la prestación de servicios hace presumir el contrato de trabajo- funciona en la práctica invirtiendo la carga de la prueba.

En cambio, si el trabajador invoca la existencia de un contrato por tiempo indeterminado y el empleador lo niega pero aduce que entre las partes medió, por ejemplo, un contrato de plazo jo, es al empleador a quien le corresponde probar tal armación.

Respecto de los medios de prueba aceptados por las leyes procesales, en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires rige la ley 18.345, de procedimiento laboral (reformada por la ley 24.635) y el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, existiendo, por ende, amplitud en la posibilidad de ofrecer y producir pruebas. En la provincia de Buenos Aires rige la ley 11.65 (Boletin Ocial 16-8-1995).