Noticia

Examenes medicos laborales · Preocupacionales

Dr. Estanislao Iacona

Dr. Estanislao Iacona

Los examenes medicos laborales en la relacion laboral tienen diversas modalidades. En lo que reere a los exámenes preocupacionales, cabe destacar que son obligatorios y de responsabilidad del empleador, sin perjuicio de la posibilidad de que se convenga con la ART su realización. La función de este examen es determinar la aptitud psicofísica del trabajador para el desempeño del puesto de trabajo, aunque sin perder de vista que no deben ser utilizados como herramienta de discriminación en la selección de personal.

Además, son de suma utilidad para deslindar eventuales responsabilidades legales futuras, ya que permiten detectar patologías preexistentes al inicio de la relación laboral, para aquellos trabajos en los que eventualmente estuvieren presentes agentes de riesgo (dec. 658/1996). De darse este supuesto (que surjan enfermedades preexistentes), los exámenes preocupacionales deben ser visados o, en su caso, scalizados en organismos o entidades públicas, nacionales, provinciales o municipales que hayan sido autorizados a tales efectos porla SRT.

Por su parte, los exámenes periódicos tienen por función la detección temprana de las afecciones producidas por el trabajo o los agentes de riesgo a los cuales el trabajador pueda encontrarse expuesto con motivo de sus tareas, con la nalidad de evitar o acortar las consecuencias del desarrollo de enfermedades profesionales.

Son obligatorios en aquellas tareas en las que exista exposición a agentes de riesgo (estas circunstancias, la frecuencia y los contenidos de éstos surge de los anexos I y II de la normativa antes citada). Están a cargo de las ART cuando existe exposición a agentes de riesgo, y en cabeza del empleador cuando tal exposición no se verique.

Emparentados con los exámenes de ingreso y egreso, se encuentran los exámenes previos a la transferencia de actividad, ya que sus objetivos son similares. Se trata de exámenes que deben llevarse a cabo antes de un cambio efectivo de tareas. Son obligatorios cuando los cambios impliquen el comienzo de una eventual exposición a uno o más agentes de riesgo, no relacionados con las tareas que anteriormente efectuaba el trabajador. En este caso, corresponde al empleador la responsabilidad de su realización.