Noticia

¿Que son la transacción y la conciliación laboral?

Dr. Estanislao Iacona

Dr. Estanislao Iacona

Ambas constituyen formas de poner n a un conclicto laboral. En el caso de la transacción, es un acto jurídico bilateral por el cual las partes, haciéndose concesiones recíprocas, extinguen obligaciones litigiosas o dudosas (art. 832, Codigo Civil): cada una cede parte de sus derechos. Tiene efecto de cosa juzgada material sobre la pretensión objeto del negocio jurídico transado; debe presentarse al juez de la causa para su homologación.

Conciliación Laboral: La conciliación es un mecanismo de solución de conictos a través del cual, dos o más personas (en el ámbito laboral, el trabajador y el empleador) gestionan por sí mismas la solución de sus diferencias, con la ayuda de un tercero neutral y calicado, denominado conciliador. En el ámbito judicial, ocia de conciliador el juez o el funcionario o agente de la dependencia que éste designe.

La conciliación es un procedimiento con una serie de etapas, a través de las cuales se pretende dar punto nal a un conicto desistible, transigible o determinado como conciliable por la ley, intentando encontrar una manera de resolverlo que resulte satisfactorio para ambas partes.

El conciliador actúa facilitando el diálogo entre las partes, promoviendo fórmulas de acuerdo, y efectuando propuestas que permitan llegar a soluciones satisfactorias. Pero principalmente, la conciliación es un acto jurídico en el cual intervienen sujetos con capacidad jurídica y distintos intereses, y en donde su consentimiento y voluntad están encaminados a dar por terminadas las obligaciones emergentes de una relación jurídica, pero también a modicar un acuerdo existente o a crear situaciones o relaciones jurídicas nuevas. Desde hace varios años, los métodos RAC (sigla que signica “Resolución Alternativa de Conictos”) han venido cobrando fuerza, y se ha instalado la visión de la conciliación como institución jurídica enmarcada dentro de una nueva forma de concebir el proceso y su modo de terminación.

En el Derecho del Trabajador es una forma habitual de nalización de las controversias; la ley de procedimiento laboral otorga al juez la facultad y el deber de intentar que las partes arriben a un acuerdo conciliatorio en cualquier estado de la causa, mientras se alcance una justa composición de los derechos e intereses de las partes.

El acuerdo al que eventualmente se llegue tendrá los efectos de cosa juzgada y prestará mérito ejecutivo. En este sentido, resulta trascendental comprender claramente las derivaciones de un acuerdo conciliatorio con el n de echar claridad sobre sus alcances: el acta de conciliación homologada tiene la misma fuerza obligatoria que una sentencia judicial rme, es decir que los acuerdos celebrados ante los respectivos conciliadores habilitados por ley, aseguran que lo consignado en ellos no sea de nuevo objeto de debate a través de un proceso judicial o de otro mecanismo alternativo de solución de conictos, y se puede –llegado el caso- exigir su cumplimiento. El efecto mencionado da certidumbre a los derechos plasmados en el acuerdo, y protege a ambas partes de una nueva acción o una nueva sentencia, anulando todos los medios de impugnación que puedan modicar lo establecido en él.

La conciliación y la transacción en el ámbito laboral se presentan como una oportunidad que la ley otorga a las partes para que restablezcan sus ánimos a través de una gura que puede ser de carácter judicial o administrativa, y a la que se someten voluntariamente para intentar solucionar un conicto, siempre que los derechos en juego sean susceptibles de transacción, desistimiento o conciliación.

A partir del 10/9/1997 entró en vigencia, en el ámbito de la Capital Federal, la ley 24.635 (Boletin Ocial 3/5/1997) que establece un régimen de conciliación obligatoria previo a la instancia judicial.

Se crea el Servicio de Conciliación Laboral Obligatoria (SECLO), dependiente del Ministerio de Trabajo. Cobra importancia la gura del conciliador, un abogado capacitado en conciliación que se inscribe en el Registro Nacional de Conciliadores Laborales, dependiente del Ministerio de Justicia, El conciliador no tiene la obligación de resolver el conicto que presentan las partes, toda vez que es un tercero neutral e imparcial cuya responsabilidad es guiar o facilitar la comunicación entre las mismas para que sean ellas las que lleguen a su mejor acuerdo.