Noticia

Relacion Laboral · Despido o Accidente de Trabajo · Abogado del Trabajo

Dr. Estanislao Iacona

Dr. Estanislao Iacona

La ley de Contrato de Trabajo Argentina (Art 22) considera que se da entre dos sujetos, de los cuales uno (persona física) realiza actos, ejecuta obras o presta servicios a favor del otro, bajo la dependencia de éste, “en forma voluntaria y mediante el pago de una remuneración, cualquiera que sea el acto que le dé origen” (aunque no se hubiere convenido en forma expresa). Constituye el basamento de todo el derecho del trabajo; según que ella se dé o no, corresponderá la aplicación –a la prestación de trabajo- de sus normas tuitivas o las del derecho civil o comercial, según los casos. De la misma manera, no toda realización de tareas a favor de otro (trabajo humano), corresponde a una de carácter “subordinado”; puede ella corresponder al llamado trabajo autónomo, a las guras especiales de trabajo “familiar”, “benévolo”, “amistoso”, de “vecindad” (ver 57, C 1 y 2) o al “forzado” u “obligatorio”. Como elementos denitorios, para que una relación sea laboral (“subordinada”), se requiere: a) Prestación voluntaria de trabajo por parte de una persona (no se da la gura si se lo hace “con relación” a un tercero, a menos que se trate de las situaciones de excepción: auxiliar autorizado o contrato de equipo; arts. 28 y 201, LCT; ver 57, A). b). A favor de otro que lo recibe, ya para sí (demanda directa; ver 12) o –combinado con otros insumos- para producir bienes o servicios que se ponen a disposición de terceros (demanda derivada) c) Que lo dirige y tiene el derecho de gozar de sus frutos (si se dan). d) Y tiene obligación de remunerarlo.